Los delfines son depredadores activos que mantienen una dieta carnívora. Sus hábitos alimenticios son flexibles, por lo que pueden adaptarse perfectamente al hábitat en donde se encuentran.

Un dato curioso es que aunque cuentan con pequeños dientes, éstos no les sirven para masticar la comida sino sólo para sujetar a la presa. Lo que hacen es, una vez la presa en su poder, la tragan entera comenzando por la cabeza. Si la presa es un animal muy grande no tienen problema alguno y lo desarman agitando o aplastando el cuerpo para que se rompa en trozos más pequeños. Suena rudo para tratarse de un delfín, ¿no?

El estómago de estos cetáceos tiene varios compartimentos que hacen de la digestión un proceso rápido. El total diario de ingesta de alimentos varía en relación con la especie, pero no se caracterizan por alimentarse abundantemente. Por ejemplo, un delfín nariz de botella (Tursiops truncatus) consume entre un 4 y un 5 por ciento de su peso al día.

Sus dientes no les sirven para masticar la comida sino sólo para sujetar a la presa.

PRESAS FAVORITAS
Consumen un conjunto variado de peces óseos, crustáceos y cefalópodos. Los individuos que viven cerca de las costas se alimentan regularmente de peces e invertebrados bentónicos, mientras que los que permanecen mar adentro prefieren consumir calamares y peces también.

En específico, sus presas favoritas incluyen:

-Caballas

-Arenques

-Salmonetes

-Bacalao

-Calamares

-Pulpos

-Camarones

Las orcas (Orcinus orca) son un caso aparte, pues su dieta está conformada por más que peces pequeños. Acostumbran cazar otros mamíferos marinos como las morsas, además de pingüinos, aves marinas y hasta ballenas de tamaño reducido.

Existen informes que reportan haber encontrado restos de peces propios de aguas profundas, lo que indica que los delfines quizá pueden sumergirse hasta 500 metros de profundidad para buscar comida.

MÉTODOS DE CAZA
Los delfines se valen de diversas estrategias para atrapar su alimento, pero normalmente están relacionadas con la caza grupal:

-Cuando una manada de estos cetáceos localiza un banco de peces lo suficientemente grande, el conjunto comienza a seguir a sus presas hasta reducir el área de dispersión. Imagina una bola casi compacta de decenas de peces yendo de lado a lado para evitar a un grupo de depredadores. Cuando las presas ya están desorientadas, los delfines se turnan para entrar al banco de peces y comenzar a alimentarse.

-Otras veces, una manada acude a las costas o a los bancos de arena para facilitar su tarea ya que dichas zonas ofrecen gran variedad de peces y es más sencillo atraparlos.

-Los delfines pueden alimentarse en asociación con los buques pesqueros. Esto es común para los delfines nariz de botella y consiste en seguir las redes de arrastre para alimentarse de los peces descartados y arrojados de nuevo al agua.

-Si es necesario, también buscan comida de forma individual. Las orcas y otras especies pueden guiar a sus presas hacia las costas como lo harían si estuvieran en manada.

-En otras ocasiones golpean con sus aletas a los peces hasta que éstos salen del agua aturdidos y los delfines aprovechan para atraparlos con la boca.

Recientemente se encontró un comportamiento particular en los delfines nariz de botella que habitan el oeste de Australia: al buscar alimento en áreas rocosas, las hembras protegen su hocico usando una esponja marina; justo cuando se proponen tragar la presa sueltan la esponja y comen. Este inusual comportamiento es exclusivo de las hembras y de sus descendientes.

¿ALIMENTAR A LOS DELFINES?
En sus interacciones con los delfines, ya sea en acuarios o en zonas que estos cetáceos visitan, los seres humanos pueden proveerles alimentos, pero esta acción tiene desventajas peligrosas.

Los investigadores exponen que el hecho de que un delfín se acostumbre a ser alimentado provoca que pierda su capacidad natural de caza. Si visitas un área de delfines, ¡no los alimentes!

SDR58