La estructura anatómica y morfológica de los delfines es básicamente generalizada; esto significa que todas las especies comparten una serie de características que no difieren ampliamente entre una especie y otra.

Por supuesto, existen diferencias en cuanto a color de piel, formas, tamaño y peso pero es relativamente fácil reconocer que el animal que se está observando es un delfín. No obstante es común confundir a las marsopas con los delfines, y es que su aspecto externo es muy parecido y ambos son cetáceos. La diferencia radica en que las marsopas son animales de menor tamaño y tienen el hocico más redondo que el de los delfines.

Ahora bien, ¿qué aspectos anatómicos caracterizan a un delfín? Veamos:

Diferencias entre los delfines y las marsopas.

Marsopa. Familia Phocoenidae.

ASPECTOS GENERALES
–Peso y tamaño.

Las especies de delfines varían en peso y tamaño. Los hay tan pequeños como un delfín de Maui, que mide hasta 1.7 metros de longitud y pesa alrededor de 50 kilogramos, como los hay tan grandes que llegan a medir de 5 a 8 metros de largo. Es el caso de la orca (Orcinus orca) que por cierto, es el delfínido más grande y pesado.

La orca es el delfínido más grande y pesado que existe.
–Piel.

La piel de los delfines se siente suave al tacto aunque tiene la epidermis gruesa y está cubierta con una fina capa de células cornificadas. Esta piel es sumamente sensible debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que posee. Dada su delicadeza, es muy fácil que se dañe por el contacto con superficies rugosas e incluso uñas humanas, pero si esto ocurre el proceso de curación es rápido y se forma un tejido cicatricial oscuro que más tarde se torna blanco.

Debajo de la piel está una gruesa capa de grasa que sirve a los delfines como reserva de energía en períodos de escasez de alimentos, como aislante para evitar la pérdida de calor en entornos fríos y como recurso que ayuda a mantener la forma hidrodinámica de su cuerpo.

La mayor parte de las especies exhibe un patrón de coloración conocido: gris o azulado en el dorso y blanco o gris claro en la región ventral, que es especialmente funcional al momento de camuflarse. Visto un delfín desde arriba, su piel oscura se confunde con el fondo del océano y visto desde abajo, el color de su vientre se mezcla con el color de las aguas superficiales, iluminadas por la luz solar.

Hay que destacar que no todas las especies comparten el patrón anterior. El delfín del río Amazonas (Inia geoffrensis) presenta un color rosado y por eso se le conoce también como “delfín rosado”. Por lo demás, las especies pueden diferenciarse por medio de franjas o manchas de distintos tamaños y formas.

Estructura ósea de un delfín.

–Esqueleto.

La estructura ósea de los delfines es más ligera que la de los mamíferos terrestres ya que tiene que soportar menos peso en el agua. Tienen una caja torácica flexible, gracias lo cual un delfín puede sumergirse en ambientes de baja presión sin sufrir daños. El cuello es bastante corto porque las 7 vértebras cervicales están fusionadas.

El esqueleto todavía conserva vestigios de una vida terrestre, como un par de huesos flotantes debajo de la columna vertebral que corresponden a lo que debió ser una pelvis.

Por otra parte, el cuerpo de los delfines es fusiforme e hidrodinámico, perfectamente adaptado a la vida en el agua. Se divide en tres grandes partes, que a su vez están conformadas por otras partes:

Cabeza

Cerebro. El cerebro de estos cetáceos es grande, pero su masa es un poco mayor que la de los seres humanos. Es 15-60 veces más grande que el cerebro de un tiburón de tamaño parecido.

Ojos. Ubicados a los lados de la cabeza, proporcionan un amplio campo de visión y son muy sensibles pese a la probable incapacidad de identificar los colores. Pueden moverse independientemente uno de otro, pero no están capacitados para mirar directamente hacia arriba o hacia abajo.

Oídos. Son pequeñas aberturas detrás de los ojos, que conducen a un canal auditivo.

Espiráculo. Orificio localizado en la parte superior de la cabeza que sirve para respirar y para emitir sonidos. Está cubierto con una especie de membrana muscular que evita la entrada de agua al cuerpo cuando el delfín está sumergido.

Melón. Es un órgano redondo ubicado delante del cráneo, útil para la ecolocalización. Su posición es lo que otorga a los delfines la forma bulbosa de su frente.

Boca. Se sitúa en la zona delantera de la cabeza. Dentro hay numerosos dientes cuyo número varía de acuerdo con la especie, pero ronda los 80-100. Las mandíbulas están alargadas y cumplen un papel importante en el sistema sensorial del delfín.

Anatomía externa de un delfín común.

Anatomía externa de un delfín común.

Torso

Aleta dorsal. Se localiza en el dorso, naturalmente. Los delfines sólo tienen una aleta dorsal que les proporciona estabilidad al nadar.

Aletas pectorales. En la zona inferior del cuerpo se sitúan 2 aletas pectorales curvadas, útiles para dirigir y controlar los movimientos y la velocidad al nadar.

Pulmones. Es el órgano de su sistema respiratorio al que se conduce el aire que se obtiene del espiráculo. A diferencia de los seres humanos, los delfines respiran concienzudamente.

Estómago. Está ubicado en la parte central del cuerpo, y tiene varios compartimentos.

Intestinos. De igual forma que en los demás mamíferos, sirven para absorber los nutrientes de sus alimentos.

Vejiga. Se sitúa hacia el final del torso, y es muy pequeña.

Joroba post anal. Montículo que únicamente se encuentra en los machos adultos, en la parte inferior del cuerpo.

Genitales. También en la zona inferior del cuerpo se localizan los genitales de los delfines, ocultos bajo ranuras. Los machos poseen 2 ranuras que ocultan el pene y el ano, mientras que las hembras tienen una hendidura que contiene la vagina y el ano, y dos ranuras mamarias a los lados de la hendidura vaginal.

Cola

Pedúnculo caudal. Es la sección estrecha que une la aleta caudal con el resto del cuerpo.

Aleta caudal. Funciona como elemento propulsor al nadar. Es horizontal, es decir, se mueve de arriba hacia abajo y no de lado a lado como en el caso de los peces.

SDR57