¿Cuáles son los depredadores naturales de los delfines nariz de botella?

En el inmenso océano todos son vulnerables. Los delfines nariz de botella son cetáceos que raramente se convierten en presas, gracias a su tamaño, a su inteligencia, al empleo de la ecolocación y a su nivel de socialización que les confiere una importante ventaja al permanecer en grupo e intimidar al oponente. Sin embargo, existen dos depredadores que aprovechan las mínimas oportunidades para obtener su alimento: orcas y tiburones.

Sabemos que las orcas son expertas cazadoras, y más aún cuando se organizan en grupo. Aunque hay pocos casos documentados, estos miembros que representan a los delfínidos más grandes del mundo, atacan a jóvenes y crías principalmente, con técnicas que separan a la madre imposibilitando la defensa.

No obstante, un grupo de orcas no se siente intimidado ante una gran manada de delfines. Aunque no se ha observado esta situación con ejemplares de nariz de botella, existen documentos en vídeo donde una vaina de orcas se acerca agresivamente a agrupaciones de delfines de otras especies, y como si se tratara de focas, los golpean y lanzan al aire hasta aturdirlos y convertirlos en su alimento. Esta acción, es quizá realizada con varios tipos de delfín donde el nariz de botella puede estar incluido.

Con relación a los escualos, las especies más peligrosas para los miembros del género Tursiops son comúnmente las más grandes: el tiburón tigre, tiburón arenero, tiburón sarda y por supuesto, el gran tiburón blanco. No es extraño observar delfines con cicatrices de ataques de tiburón, lo que significa que no son presas fáciles y que sus técnicas de escape muchas veces los ayuda a sobrevivir.

Un estudio realizado en Shark Bay, situado en Australia occidental, reveló que 95 de 128 delfines nariz de botella analizados, mostraron cicatrices de mordeduras de tiburón, provenientes en su mayoría del tiburón tigre. Las frecuencias de marcas corporales y las altas tasas de ataques suscitados, sugieren que los nariz de botella tienen mayor riesgo de depredación en esta localidad que en otras partes del mundo.

Unos pocos acontecimientos con rayas también se han registrado. No son depredadores de delfines al tener una dieta basada en pequeños peces, moluscos y plancton, pero el trauma y las infecciones que provocan con los filos dentados de la delgada cola, llegan en ocasiones a ser fatales.