Interesante nombre, ¿no es cierto? Este delfín de curioso nombre es muy poco conocido ya que habita aguas profundas alejadas de las costas. Está estrechamente emparentado con la orca pigmea (Feresa attenuata) y con los calderones (Género Globicephala), hecho que puede comprobarse si se echa un vistazo a su aspecto físico.

Fue descrito por John Edward Gray en 1846 y éste le adjudicó el nombre científico Lagenorhynchus electra. La palabra Peponocephala fue recientemente acuñada.

Posee un cuerpo delgado y alargado con forma de torpedo, aparentemente estilizado. La cabeza es cónica y de melón redondeado. Su hocico corto está desprovisto de “pico” pero en cambio, el extremo es curvo y puntiagudo y en las hembras e individuos jóvenes asoma un pequeño “pico” poco definido.

Cuenta con unas aletas pectorales bastante largas que corresponden al 20 por ciento del total de la longitud de su cuerpo, con una forma curva y puntiaguda. Por su parte, la aleta dorsal es encorvada y presume una forma de hoz. Destaca una larga cola al final de su cuerpo; algunos machos maduros pueden desarrollar una quilla en el vientre.

Coloración.
Tiene un cuerpo “coloreado” de gris oscuro o negro carbón con una capa más oscura extendida bajo la aleta dorsal. La zona urogenital está bordeada por una mancha blanca, mismo color que rodea los labios. En contraste, los ojos tienen a su alrededor manchones negros que semejan una máscara en el rostro.

Señas distintivas.
Visto desde arriba, el delfín cabeza de melón tiene una cabeza más triangular que sus mencionados parientes y además carece de manchas dorsales parecidas a sillas de montar.

¿Y EN DÓNDE VIVE? DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT.
Se localiza en aguas tropicales y subtropicales del océano Atlántico, océano Pacífico y océano Índico. Su rango de distribución abarca desde 40° norte hasta 35° sur e incluye el Golfo de México, el Golfo de Bengala, el Mar del Sur de China, el mar Arábigo y el mar de Timor.

Su presencia es común en Estados Unidos, Australia, México, Singapur, Islas Salomón, Tanzania, Bahamas, Belice, Irán, Perú, Puerto Rico, Taiwán, Cuba, Guinea Ecuatorial, Filipinas, Papúa Nueva Guinea y Japón, entre otros países.

Habita áreas de considerable profundidad sobre la plataforma continental y alrededor de las islas oceánicas, en aguas con temperaturas superiores a 25° centígrados.

ALIMENTACIÓN.
Consume regularmente peces pequeños y cefalópodos, en especial los calamares. De vez en cuando también añade crustáceos a su dieta carnívora.

Busca sus presas en aguas de moderada profundidad. Un método común para cazar es 1) detectar posible alimento, 2) perseguirlo y conducirlo hacia la superficie y 3) capturarlo en la superficie del agua para después ingerirlo.

SU REPRODUCCIÓN ES… HÁBITOS REPRODUCTIVOS.
La especie tiene una maduración sexual tardía, ya que el macho alcanza su madurez a los 15-16.5 años y la hembra a los 11.5 años de edad, esto es, cerca de los 2.34-2.45 metros de longitud.

El período de gestación dura aproximadamente 12 meses y la hembra solamente tiene 1 cría. No existe información 100 por ciento segura acerca de otros datos de reproducción de la especie, como una posible época de apareamientos y nacimientos, no obstante, los investigadores han notado que en latitudes altas la mayor parte de los partos ocurren en julio y agosto y en bajas latitudes ocurren durante los meses de primavera.

Los recién nacidos llegan al mundo con un peso de 10-15 kilogramos. La hembra da a luz cada 2 o 3 años.

ASÍ SE COMPORTA.
Animal sociable por naturaleza. Sus manadas son muy numerosas y están conformadas por 100-500 individuos, si bien se han observado grupos de hasta 2,000 delfines cabeza de melón. Los vínculos entre los individuos son muy estrechos y es habitual la cooperación para alimentarse. Ocasionalmente se asocian con otras especies de cetáceos como los delfines de Fraser (Lagenodelphis hosei), delfines acróbatas de hocico largo (Stenella longirostris) y delfines de la especie Stenella frontalis y Globicephala macrorhynchus.

Los delfines en manada viajan muy juntos uno de otro y pueden formar grupos más pequeños dentro de la misma manada. En algunas regiones (Australia, Brasil, islas Seychelles, Japón, Costa Rica, entre otros) son más o menos frecuentes los varamientos masivos, hecho que puede demostrar el grado de vinculación social y por ende, segregación.

Es veloz al nadar de forma individual, pero en grupo la velocidad es menor y pueden desplazarse manteniendo la cabeza fuera del agua. Sus acrobacias no son famosas, pero puede saltar fuera del agua a poca altura.

PODEMOS CONSERVARLO. AMENAZAS Y CONSERVACIÓN.
Estado de conservación: “Preocupación Menor”.
El delfín de cabeza de melón está catalogado como especie de “Preocupación Menor” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Pese a esto, su supervivencia está amenazada por 3 principales peligros:

-Pesca incidental. A causa de las redes de cerco y redes de deriva, muchos delfines de cabeza de melón son atrapados en el este del océano Pacífico.

-Caza directa. Los números no son concluyentes pero algunos delfines son capturados intencionalmente, la mayoría para trasladarse a parques acuáticos.

-Contaminación/degradación de su hábitat. Su hábitat se ve afectado por la contaminación con sustancias químicas que penetran en los tejidos corporales. El cambio climático supone un peligro potencial en tanto se modifican las propiedades del agua, pero los efectos en este cetáceo aún no son del todo claros.

Este cetáceo está contenido en el Apéndice II de la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) que incluye especies cuyo comercio internacional debe ser regulado. No se conocen otras estrategias de conservación.

SDR05