Es uno de los cetáceos de reconocimiento más reciente. El delfín de Fraser fue descrito científicamente por primera vez en 1956 a pesar de que un primer segmento de ejemplar se encontró en Borneo 1895. A partir de mediados del siglo XX el conocimiento sobre esta especie provenía únicamente de algunos huesos hasta que en 1971 la especie fue redescubierta gracias al avistamiento de un individuo vivo en 1970.

El nombre coloquial del delfín se dio en honor de Francis Fraser, su descubridor en 1956.

Orden: Cetacea
Familia: Delphinidae
Género: Lagenodelphis

ASÍ LUCE. DESCRIPCIÓN FÍSICA.
Este poco conocido delfín es un individuo de tamaño mediano pero muy distintivo.

Peso y tamaño. El macho adulto es ligeramente más grande que la hembra, así que hay dimorfismo sexual en la especie. Mientras la hembra alcanza una longitud máxima de 2.6 metros, el macho puede llegar a medir 2.7 metros de largo. Pesa unos 200 kilogramos.

Morfología. El cuerpo del delfín de Fraser es robusto y fusiforme, con una joroba postanal y un “pico” pequeño pero visible. Las aletas pectorales y los lóbulos de la aleta caudal son triangulares y puntiagudos. La aleta dorsal ubicada a la mitad de la zona superior del cuerpo es pequeña, triangular y curva.

Coloración. El patrón de color del cuerpo es único en esta especie aunque comparten con el delfín listado una franja que inicia en los ojos y termina hacia el ano. La banda es muy visible en los ejemplares más jóvenes y se oscurece cada vez más en tanto el delfín tiene mayor edad. Varía según la ubicación geográfica y el género, y es similar al “antifaz” de los mapaches.

El color de fondo de la piel es gris azulado en la zona superior del cuerpo y blanco o rosa en la inferior.

Señas características. A lo largo de la mandíbula inferior se inicia otra franja más clara y se extiende hasta los flancos del cuerpo.

¿Y EN DÓNDE VIVE? DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT.
De distribución pantropical (regiones tropicales de los grandes continentes), el delfín de Fraser se encuentra entre los 30° norte y 30° sur del Pacífico, Atlántico e Índico pero se le ha encontrado fuera de su rango de distribución, en Australia, Francia, Escocia y Uruguay quizá debido a fenómenos climatológicos.

Está presente en aguas de Australia, Tailandia, China, Brasil, Costa Rica, Dominica, Ecuador, Senegal, Islas Salomón, Cabo Verde, Taiwán, Venezuela, Argentina, Angola, Islas Comoros, Japón, Estados Unidos, Kenia, Indonesia, Ghana, Kiribati, Madagascar, Sudáfrica, España, Costa Rica, Omán, Palau, Polinesia Francesa, Panamá, Micronesia, Filipinas, Sri Lanka y San Vicente y las Granadinas.

Habita las aguas tropicales y subtropicales a profundidades mayores a 1,000 metros y en zonas cercanas a las costas, sobre áreas estrechas de la plataforma continental.

BARRIGA LLENA, CORAZÓN CONTENTO. ALIMENTACIÓN.
Su dieta está compuesta de peces mesopelágicos, sepias, calamares y camarones. Prefiere alimentarse en zonas profundas (a 250-500 metros bajo la superficie marina) y muy pocas veces en la superficie, así que sus alimentos pueden ser también bentónicos. Siempre busca las presas más grandes.

SU REPRODUCCIÓN ES…HÁBITOS REPRODUCTIVOS.
Ambos géneros llegan a la madurez sexual a partir de los 7 años de edad pero posiblemente la hembra puede ser madura un poco antes. Este cetáceo es polígamo y la hembra puede dar a luz 1 vez cada 2 años.

Al parecer, el apareamiento ocurre durante los meses de verano. No hay conocimiento sobre posibles procesos de cortejo entre la pareja. El período de gestación dura entre 10 y 12.5 meses, posteriormente, la hembra da a luz en primavera o verano a una sola cría que mide alrededor de 1 metro de longitud.

La esperanza de vida de este delfín es de unos 16 o 17 años si bien en Japón se encontró un individuo de 17 años y medio.

ASÍ SE COMPORTA.
Es un mamífero marino que manifiesta alta sociabilidad. Sus manadas se componen de 10 a 100 individuos e incluso se han visto grupos tan grandes de 1,000 delfines. No tienen ningún problema en asociarse con otras especies de delfines o cetáceos, como el delfín de cabeza de melón (Peponocephala electra) y el calderón tropical (Globicephala macrorhynchus). Las golondrinas también pueden asociarse con los delfines para alimentarse.

Las manadas se mueven rápido y un solo delfín de Fraser nada de forma descrita como “ostentosa” y “agresiva”, dejando una estela de espuma a su paso. Las manadas rara vez siguen a los barcos y pueden ser tímidos y poco juguetones aunque en algunas zonas demuestran ser más accesibles.

PODEMOS CONSERVARLO. AMENAZAS Y CONSERVACIÓN.
Estado de conservación:
“Preocupación Menor”.
La especie está incluida en la categoría “Preocupación Menor” de la Lista Roja de la UICN. No obstante, enfrenta continuamente el peligro de la pesca incidental. En el oriente del océano Pacífico el delfín es capturado con redes cuyo objetivo es el atún, pero en regiones cercanas a Filipinas se capturan anualmente más de 800 delfines para que su carne sea consumida por la población humana o sirva como cebo para la pesca de otras especies.

No se conocen depredadores naturales pero se supone que orcas y tiburones pueden atacar, como en el caso de otros cetáceos.

A pesar de las amenazas aún el delfín de Fraser es abundante en su rango de distribución. No existen investigaciones o estrategias de conservación específicas, pero la especie está incluida en el Apéndice II de la CITES, en el grupo de especies en las cuales su pesca comercial requiere control.

SDR31