El delfín de Héctor es uno de los cetáceos odontocetos más pequeños del mundo, y es endémico de Nueva Zelanda. Su nombre fue acuñado en honor de Sir James Hector, un científico de origen escocés que describió por primera vez a este delfín en la década de 1870.

Orden: Cetacea
Familia: Delphinidae
Género: Cephalorhynchus

ASÍ LUCE. DESCRIPCIÓN FÍSICA.
El delfín varía en cuestión de tamaño dependiendo de su ubicación geográfica. Su subespecie, el delfín de Maui, es ligeramente más grande.

Peso y tamaño. La especie presenta dimorfismo sexual ya que la hembra es más grande que el macho. La longitud promedio de un adulto puede situarse entre el rango 1.2-1.6 metros. El peso oscila alrededor de los 40 y 60 kilogramos.

Morfología. Exhibe un cuerpo corto y robusto con forma de torpedo que se va haciendo más estrecho hacia la aleta caudal. Tiene grandes aletas pectorales planas y una aleta dorsal redondeada. Su hocico es corto y no posee un “pico” largo. No existe un número determinado de dientes pero éstos, cónicos y de 3 milímetros de diámetro, pueden formar un conjunto de 31 pares en la mandíbula superior e inferior.

Coloración. El dorso y los flancos tienen un color gris claro con una franja oscura a lo largo de la zona superior desde la aleta dorsal. Ésta y las aletas pectorales así como la caudal son negras y desde el hocico una franja oscura se extiende por detrás de los ojos hasta el inicio de las aletas pectorales. La región inferior del hocico y el vientre son claros.

Señas distintivas. Para reconocer a un delfín de Héctor basta con observar si el animal tiene las aletas redondeadas y oscuras, así como una mancha semilunar entre los ojos y el espiráculo. Y por supuesto, se debe advertir un tamaño muy pequeño.

¿Y EN DÓNDE VIVE? DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT.
El delfín de Héctor únicamente se extiende en torno a la Isla Sur de Nueva Zelanda. Su distribución es la más limitada de todos los cetáceos. En cuanto a su hábitat, prefiere aguas costeras de poca profundidad (menos de 100 metros). Vive a unos 7 kilómetros de las costas y puede alcanzar los estuarios, las desembocaduras de los ríos y las bahías poco profundas.

BARRIGA LLENA, CORAZÓN CONTENTO. ALIMENTACIÓN.
Existe la creencia de que estos delfines son generalistas en su alimentación y discriminan a las especies en función de su tamaño. Sus presas son casi siempre peces pequeños y calamares, pero en sus estómagos se han encontrado salmonetes de ojos amarillos (Aldrichetta forsteri), peces kahawai (Arripis trutta), calamares flecha (Notodarus sp.), peces ahuru (Auchenoceros punctatus), ejemplares de bacalao rojo (Pdeudophysis Baco) y peces astrónomo (Crapatulus novazelandiae).

Durante los meses de primavera y verano, estos cetáceos permanecen cerca de las costas, quizá porque es la época del año en que las presas acuden ahí para desovar y en donde eclosionan los huevos.

Para cazar, los delfines utilizan su sentido de la ecolocalización en aguas turbias y poco profundas. Se sumergen durante unos 90 segundos, atrapan a la presa y la consumen. En el este de la Isla Sur tienen más variedad de alimentos, pues en esta zona el 80 por ciento de la dieta se compone de 8 especies, mientras que en el oeste el 80 por ciento está constituido por sólo 4 especies de animales.

SU REPRODUCCIÓN ES…HÁBITOS REPRODUCTIVOS.
La tasa de reproducción del delfín de Héctor es sumamente baja: apenas un 2 por ciento al año. Se reproducen cada 2-4 veces al año y la hembra sólo puede tener hasta 7 crías durante toda su vida. El macho alcanza la madurez sexual entre los 5 y los 9 años y la hembra un poquito más tarde, entre los 7 y los 9 años de edad. Ambos son polígamos.

El comportamiento sexual carece de agresiones. Por el contrario, los machos se limitan a indagar el entorno en busca de hembras receptivas y cuando lo logran, la cortejan exhibiendo saltos, ejecutando persecuciones, mostrando el vientre y estableciendo contacto físico. Estas demostraciones son más frecuentes en los grupos que tienen más miembros.

El apareamiento casi siempre se produce en el verano. Después de un período de gestación de 10-12 meses, la hembra da a luz una cría que comienza a ser independiente en tanto cumple 2 años de edad.

ASÍ SE COMPORTA.
Este pequeño forma grupos realmente pequeños compuestos por 2 a 10 individuos pero algunas veces las “mini manadas” se asocian con otros grupos y forman grandes asociaciones temporales. Asimismo, ambos géneros tienen la libertad de introducirse a otros grupos de mayor debilidad cohesiva.

Es capaz de manifestar estados de ánimo mediante movimientos y posturas del cuerpo. Por ejemplo, si está alegre o molesto mueve los lóbulos de la aleta caudal, si comienza a saltar fuera del agua está excitado y si muerde, salpica agua en la superficie o forma burbujas, demuestra agresividad.

Es un lento nadador en comparación con otras especies de delfines. Normalmente permanecen cerca de las costas, en especial durante el verano. En invierno se aleja un poco más y en primavera migra a otras regiones o regresa a las costas donde pasó el verano anterior.

PODEMOS CONSERVARLO. AMENAZAS Y CONSERVACIÓN.
Estado de conservación: “En peligro de extinción”.
Es un animal altamente amenazado. Las estimaciones actuales indican que sólo quedan alrededor de 7,400 ejemplares. En la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la especie está clasificada como “Endangered”, es decir, en peligro de extinción. Las principales causas de esto son:

-Captura incidental con redes de enmalle.

-Golpes producidos por los barcos.

-Contaminación de su hábitat con productos químicos producidos por los seres humanos que se acumulan en el cuerpo del delfín y les acarrea problemas de salud y disminuye las tasas de fertilidad.

-Pérdida de hábitat como consecuencia del desarrollo costero.

-Perturbación originada por las embarcaciones que trasladan turistas. En este caso, el impacto todavía se estudia.

En 1988, Nueva Zelanda creó un santuario de mamíferos marinos con el objetivo de protegerlos bajo la Ley de Protección de Mamíferos Marinos. A pesar de que las muertes de delfines se han reducido, todavía no es una medida suficiente. Desde 2008 el Ministerio de Pesca y el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda tienen el plan de mejorar las medidas de conservación, aún no resueltas.

SDR29