Se considera que los delfines tienen la facultad de comunicarse entre sí y para tal efecto se valen de sonidos y movimientos corporales. Desde luego, los científicos han estado muy interesados por la forma en que producen los sonidos, y los estudios que han llevado a cabo exhiben a unos animales de variados sonidos y complejo lenguaje.

Las ondas sonoras viajan unas 4.5 veces más rápidamente en el medio acuático que en el aéreo. Los sonidos son elementales en la vida de cualquier delfín y en general, de los cetáceos. Los delfines se comunican, cazan, evitan a los depredadores y se orientan al navegar por medio de las emisiones en el agua, ergo, son animales muy sensibles a los ruidos que pueden producirse dentro y fuera del agua.

No todos los sonidos son iguales. Varían en frecuencia, volumen, longitud de onda y patrón y dependen de la intención o de la situación en la que los delfines se encuentren. Si están asustados, excitados o se encuentran en un contexto de socialización tienden a emitir silbidos y si se encuentran en problemas realizan chasquidos con las mandíbulas. En general, se comunican por medio de sonidos de baja frecuencia pero emiten otras señales de alta frecuencia al hacer uso de la ecolocalización.

Los sonidos son elementales en la vida de cualquier delfín y en general, de los cetáceos.

TIPOS DE SONIDOS

Dentro de la gama de sonidos que los delfines producen se encuentran los silbidos, chirridos, crujidos, “clics” y emisiones similares a gritos. Desde una perspectiva general, los sonidos pueden ser pulsados y puros. En ocasiones se hace una separación de los clics con respecto a los anteriores, ya que son usados con fines de ecolocalización y no precisamente para la comunicación entre los miembros de una manada.

Los tonos puros o sonidos de frecuencia modulada se caracterizan por el tono que cambia mientras son emitidos, es decir, puede subir o bajar. Son tonos puros los silbidos, los chirridos y los “gritos”. Se ha descubierto que muchos delfines tienen un silbido propio y bien diferenciado de otros silbidos, con el que se puede identificar al individuo. En inglés se les llama “silbidos firma” (Signature whistles), lo que puede hacer referencia a un sonido análogo a las firmas de los seres humanos. ¿Interesante, no?

Por otra parte, los sonidos pulsados son breves, emitidos sucesivamente y a intervalos regulares. En esta categoría se encuentran los clics y las ráfagas de impulsos producidas cuando el cetáceo emite clics de forma sumamente rápida, dando lugar a chasquidos.

PROCESO DE COMUNICACIÓN EN LOS DELFINES
Los delfines producen sonidos a partir de las vibraciones del aire en sus cavidades respiratorias. Carecen de cuerdas vocales, por lo que son incapaces de hacer emisiones con ellas.

–Producción y emisión. Cuando el aire entra por el espiráculo los sacos aéreos nasales se hinchan. Unas estructuras de los conductos nasales, llamadas labios fónicos, se abren y se cierran haciendo vibrar los tejidos circundantes, lo que genera ondas de sonido.

Las ondas son agrupadas en haces en el melón y el delfín las dirige hacia adelante. Después las ondas sonoras rebotan en los objetos que encuentran a su paso.

Los delfines carecen de cuerdas vocales.
–Recepción. Parte de la señal rebota en el objeto y regresa al delfín como un eco. Puede parecer extraño, pero los huesos de la mandíbula inferior son las principales áreas de recepción de los sonidos. Desde ahí viajan hasta el oído interno y después a los centros auditivos del cerebro.

–Interpretación. El cerebro recibe las ondas sonoras en forma de impulsos nerviosos y el delfín puede interpretar el sonido.

Uno de los principales usos del sonido se encuentra en la ecolocalización, capacidad básica de los cetáceos odontocetos y que se basa en la emisión de sonidos y la interpretación del eco de éstos.

SDR45

AliExpress.com Product – Dandeqi Kpop BTS Hoodies For Women Men Bangtan Boys Letter Printed Fans Supportive BTS Album Hoodie Moletom Drop Shipping