El ser humano quizá puede estar seguro de que es la criatura más inteligente sobre la Tierra. Sus logros tecnológicos y científicos han otorgado cientos de beneficios a la humanidad y puede regodearse ante las jugosas posibilidades que el futuro promete. Sin embargo, es interesante cómo en muchas ocasiones, los seres no humanos tienen un par de lecciones que enseñar al Homo sapiens.

Los delfines son frecuentemente considerados los segundos o terceros animales más inteligentes después del hombre. Las investigaciones realizadas han arrojado cuantiosa información sobre su vida, su estructura social y sus formas de supervivencia. Su sentido de la ecolocalización ha fascinado a científicos, quienes no dudan en estudiarlo para aplicar el mismo mecanismo a tecnologías que facilitan la vida humana y que ayudan a cumplir propósitos especiales. Pero, ¿es todo lo que se puede aprender de los delfines?

Desde luego que no. Estos maravillosos mamíferos inteligentes tienen algunas lecciones que enseñar a los humanos, lecciones cuya aplicación representa un beneficio en la vida personal y social del hombre, ahora más preocupado por la consecución de sus metas laborales y del reconocimiento individual. Toma nota:

–Los lazos sociales estrechos son mejores que una vida solitaria. Los delfines mantienen vínculos muy cercanos con sus compañeros de manada. Son altamente sociables y no dudan en ayudarse unos a otros. Incluso son capaces de recordarse muchos años después de haberse visto por última vez y de ayudarse a sobrevivir cuando alguno está enfermo. Cuando los humanos imitan este comportamiento mejora su humor, se reduce el estrés y aumentan las posibilidades de supervivencia.

Los delfines son frecuentemente considerados los segundos o terceros animales más inteligentes después del hombre.
–La empatía es positiva. Los delfines comprenden cuándo un delfín o un ser humano son vulnerables a ciertos peligros y por eso que se cree han acudido al rescate. No dejan solo a quien necesita ayuda. ¿No sería maravilloso si las personas hicieran siempre lo mismo? La empatía en los humanos, además, permite la comprensión de ideas diferentes, la tolerancia y el respeto.

–El trabajo en equipo es poder. La mayoría de estos cetáceos cooperan para buscar alimento, para cuidar a las crías y para protegerse unos a otros. El ser humano trata de buscar su propio bienestar, pero trabajar en conjunto con los demás es una buena forma de aumentar el éxito de todos y de mejorar las condiciones de vida.

–La creatividad es importante. Los delfines han encontrado formas de resolver algunas dificultades, como muchas pruebas demuestran: usan esponjas para protegerse de superficies ásperas, imitan los movimientos humanos y hasta se comunican mediante un variado repertorio de sonidos. Si ellos pueden, cualquier persona también y no únicamente los grandes investigadores.

–Vivir sin dañar. Este aspecto es quizá el más importante puesto que la naturaleza se está degradando en tanto las personas no toman conciencia de sus implicaciones en la Tierra y de sus responsabilidades en ella. Los delfines viven en un entorno acuático del que aprovechan sus recursos usando sus propios medios, pero no provocan daños. Usan lo que necesitan.

APRENDIZAJE APLICADO A LA TECNOLOGÍA
El ámbito científico y tecnológico es el que más se ha beneficiado de lo aprendido sobre los delfines. Las tendencias actuales están enfocadas a la aplicación de la ecolocalización tanto en tecnología como en la vida diaria de las personas y en idear métodos de protección de especies. Parece que se sabe demasiado, pero la verdad es que aún falta mucho por descubrir y por aprender, por eso los estudios científicos siguen efectuándose.

SDR66

[amazon_link asins='B01GS1ODPM' template='ProductAd' store='dmatic-20' marketplace='MX' link_id='6dc8fd7d-9554-11e8-81a4-c3e65f15633f']