El delfín oscuro es un cetáceo odontoceto propio del hemisferio sur. Charles Darwin lo describió durante la primera mitad del siglo XIX, y lo nombró Delphinus fitzroyi. Aunque dicho nombre se ha modificado, en español se le sigue llamando delfín de Fitzroy.

DESCRIPCIÓN FÍSICA.
El delfín de Fitzroy es una especie moderadamente pequeña que guarda gran parecido con el delfín del Pacífico de costados blancos (Lagenorhynchus obliquidens). Aún así, los científicos afirman que son especies distintas entre sí y es posible diferenciarlos si se toma en cuenta la apariencia externa de cada uno.

Orden: Cetacea

Familia: Delphinidae

Género: Lagenorhynchus
Peso y tamaño.
Es un delfín cuya distribución no es continua, así que su tamaño varía entre las poblaciones. En Nueva Zelanda las hembras presentan una longitud de 1.67-1.78 metros y un peso de 69-78 kilogramos. Los machos, por su parte, miden entre 1.65 y 1.75 metros y pesan entre 70 y 85 kilogramos.

Morfología.
Así pues, el pequeño delfín oscuro tiene un cuerpo robusto con una cabeza pequeña inclinada hacia abajo y un hocico bastante corto, casi inexistente. La forma del melón es muy notoria bajo la abultada frente. Sus aletas son similares a las de otras especies: dorsal alta un poco encorvada hacia atrás, aletas pectorales largas y curvas y lóbulos de la aleta caudal con una muesca central de bordes cóncavos.

Coloración.
Llama la atención un patrón de color distinguido por una zona dorsal oscura azulada o negra y una región inferior clara. Pero eso no es todo; la aleta dorsal bicolor es de bordes oscuros y centro claro que se desvanece a medida que la aleta se curva hacia atrás. El rostro es pálido hasta que el negro asoma en la frente pero el “pico” y la mandíbula inferior se tiñen del mismo tono del dorso. Las aletas dorsales tienden a ser oscuras pero en menor intensidad.

Señas distintivas.
El patrón de coloración pudiera no ser tan distintivo si no fuera por las 2 franjas claras que inician desde la cola y se extienden hacia la aleta dorsal. Además, los ojos tienen un “parche” oscuro a su alrededor.

¿Y EN DÓNDE VIVE? DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT.
Sólo es posible encontrar a este mamífero en el hemisferio sur alrededor de algunas costas. De distribución circumpolar, se distribuye en partes de Australia, Nueva Zelanda, Tasmania, Centro y Sudamérica, suroeste de África y en las Islas Campbell, Tristán de Acuña, Príncipe Eduardo, de Ámsterdam, Malvinas y Chatham.

Es más fácil encontrar esta especie si se está cerca de la costa, porque, valga la redundancia, es un delfín costero. Habita en las plataformas y taludes continentales de aguas frías o de zonas superficiales con temperaturas de 10 a 18° centígrados.

ALIMENTACIÓN.
La dieta del delfín, en concordancia con su propio tamaño, se basa en peces pequeños como las anchoas y las merluzas así como en calamares y camarones. Lo más común es que se alimente en la superficie pero no es muy raro que también lo hagan en el fondo del mar.

Se exhiben en el aire, ejecutan acrobacias y se sumergen a profundidades de hasta 150 metros.
Prefiere la noche para cazar. Esta actividad es realizada cooperativamente en grupos grandes de hasta 300 individuos ya que así establecen estrategias organizadas que permite una caza más efectiva.

Existen hábitos de alimentación confirmados que dependen de la región geográfica que un delfín habita. En Argentina los miembros de un grupo inician durante la noche patrones de movimientos lentos e inmersiones cortas y al amanecer comienzan a buscar la comida. En Nueva Zelanda, los delfines se exhiben en el aire, ejecutan acrobacias y se sumergen a profundidades de hasta 150 metros. Después persiguen y golpean a las presas de forma muy ruidosa. Cada quien con su forma de alimentarse, ¿no?

ASÍ SE COMPORTA.
El delfín oscuro es una acróbata experto que disfruta jugar y saltar en el agua. Además es capaz de realizar altos giros y elegantes volteretas en el aire, a menudo secundado por los miembros de su manada. Es todo un espectáculo ver a los grupos en coordinación unos con otros; esto sucede regularmente antes y después de la alimentación. También es un animal muy curioso. Es frecuente encontrarlo cerca de las embarcaciones y siguiendo las olas.

La estructura social de la manada compuesta por 50-500 miembros (se han encontrado grupos de hasta 1,000 individuos), se segmenta en jóvenes, madres con crías y adultos sexualmente maduros. Durante el día puede permanecer en grupos más pequeños hasta la mañana, cuando se dirigen hacia aguas más profundas y comienza a buscar comida.

Pese a que es posible que recorra largas distancias, no se considera migratorio.

SU REPRODUCCIÓN ES…HÁBITOS REPRODUCTIVOS.
De acuerdo con su sistema de apareamiento polígamo, este delfín mantiene relaciones pasajeras con múltiples parejas a lo largo de su vida. La edad de maduración sexual es variable; en Nueva Zelanda es alcanzada cuando tiene entre 7 y 8 años de edad, a partir de los cuales un macho se agrega a grupos de machos maduros para comenzar a aparearse cerca de las costas. En Perú el rango de maduración es de 3.8-5 años de edad y en Argentina una hembra es madura a los 6.3 años.

Posteriormente a una competencia por determinada hembra, el macho puede aparearse durante la primavera. La única cría se desarrolla en el cuerpo por aproximadamente 11-13 meses y nace en algún mes veraniego en Nueva Zelanda y Argentina y en invierno si el delfín es peruano. 3 años después la cría es destetada.

PODEMOS CONSERVARLO. AMENAZAS Y CONSERVACIÓN.
Estado de conservación: “Datos insuficientes”.
Históricamente, el delfín de Fitzroy ha sido un cetáceo objeto de capturas tanto incidentales como directas que han contribuido a la disminución del número de individuos. En Perú el problema es realmente preocupante ya que cada año miles de cetáceos pequeños son asesinados para el consumo humano. Para tener una idea, en el período que comprende de 1991 a 1993 se capturaron ¡7,000 delfines! Un número altísimo y que no corresponde a cantidades de la pesca sostenible.

Por otra parte, la captura incidental a causa de las redes de enmalle desmejora la tasa de reducción del número de individuos especialmente en Argentina y Nueva Zelanda. La contaminación de las aguas cercanas a las costas, preferidas del delfín, y la baja tasa de reproducción tampoco aportan nada positivo al panorama desolador.

En 1990 el gobierno de Perú prohibió la pesca directa de los cetáceos pero la ley no es respetada, al parecer. Por su parte, la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) incluyó a la especie en el grupo de los animales cuyo comercio necesita regulación. La Lista Roja de la UICN no tiene datos suficientes para otorgar una clasificación clara de su estado de conservación.

SDR18

[amazon_link asins='B01GS1ODPM' template='ProductAd' store='dmatic-20' marketplace='MX' link_id='6dc8fd7d-9554-11e8-81a4-c3e65f15633f']