Otros nombres comunes de este delfín son: boto, bufeo, delfín del río Amazonas y delfín rosado amazónico. De los delfines de río, esta especie es la más grande, más conocida y más investigada. Existen 3 subespecies de delfín rosado: Inia geoffrensis geoffrensis, Inia geoffrensis humboldtiana e Inia geoffrensis boliviensis.

DESCRIPCIÓN FÍSICA.
Morfología. Su rechoncho cuerpo de “pico” largo es fácilmente distinguible. Tiene una frente bulbosa debido al melón pronunciado, mejillas regordetas, ojos pequeños y cuello bastante flexible puesto que sus vértebras no están fusionadas. Las aletas pectorales son grandes y tienen forma de triángulo. Es poseedor de una dentadura heterodonte ya que sus dientes son cónicos en la parte delantera de la mandíbula mientras que las piezas traseras tienen reborde.

Peso y tamaño. Los adultos miden entre 1.53 y 2.4 metros de longitud, pero esto depende de la subespecie de la que se trate. El individuo más grande que se encontró fue una hembra, que tenía un peso de 98.5 kilogramos.

Coloración. No hay nada más interesante en este delfín que el tono rosado que su piel adquiere en tanto se hace mayor de edad. La región inferior del cuerpo suele ser más clara y algunos individuos presentan manchones grises.

Señas distintivas. Es la única especie de cetáceo con dentición heterodonte y su aleta dorsal es tan pequeña que más bien parece una cresta triangular.

Delfín rosado - Inia geoffrensis.

¿Y EN DÓNDE VIVE? DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT.
Se localiza únicamente en sistemas de agua dulce de Sudamérica. Se distribuye en las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco y en las afluentes de éstos que discurren en Bolivia, Colombia, Brasil, Ecuador, Perú y Venezuela. Sin embargo, cada subespecie vive en zonas bien diferenciadas: I. g. geoffrensis prospera en las cuencas del Amazonas y el río Araguaia con excepción de la parte superior de los rápidos Teotonio en la cuenca del río Madeira en Bolivia. I.g. boliviensis se encuentra por encima de los rápidos Teotonio de la cuenca del río Amazonas y por su parte, I. g. humboldtiana está distribuido en la cuenca del río Orinoco.

El boto puede vivir en zonas de lento movimiento, en canales de aguas profundas, en bosques inundados, en confluencias donde se mezclan aguas claras y aguas negras, en canales estrechos y posiblemente debajo de las cascadas y los rápidos.

ALIMENTACIÓN.
Un delfín rosado consume mayor variedad de presas que otras especies de delfines. Peces, cangrejos y tortugas pequeñas forman parte de la dieta del cetáceo que caza regularmente solo y consume cada día el 2.5 por ciento de su peso total.

43 es el número de especies de peces incluidas en su dieta. Sus peces favoritos pertenecen a las familias Sciaenidae, Cichlidae, y la de las temibles pirañas, Serrasalmidae.

Es un cazador nato. Mayormente activo durante el día, sabe que si se coloca debajo de las cascadas o en las desembocaduras de los ríos es más sencillo atrapar los peces que pasan por ahí dirigidos por las corrientes. En otras ocasiones acude al fondo del agua para sondear el lecho. Los caparazones duros de las tortugas no le impiden comérselas, para eso tiene un “pico” fuerte y largo que le ayuda a romper dichas partes externas.

A veces se asocia con la nutria gigante (Pteronura brasiliensis) y con el tucuxi (Sotalia fluviatilis) para cazar en forma coordinada y compartir la comida.

Información sobre el delfín rosado amazónico.

ASÍ SE COMPORTA.
Por medio de las observaciones se ha notado que el delfín del Amazonas se mueve lentamente. Su velocidad al nadar es de apenas 1.5 a 3.2 kilómetros por hora pero tiene ráfagas ocasionales en las que alcanza de 14 a 22 kilómetros por hora.

Tampoco es altamente sociable ya que los avistamientos exponen agrupaciones de 2 o 3 individuos, generalmente madres con una cría. Es, por lo tanto, un delfín de comportamiento solitario. Los grupos más numerosos, de 12 a 15 miembros, están relacionados con asociaciones temporales cuyo propósito es la alimentación o el apareamiento.

Es cierto que es algo tímido ante los humanos, pero algunas veces demuestra curiosidad. También es muy juguetón y se le ha visto jalar la hierba acuática y lanzar trozos de madera. Curiosamente, a veces su comida es también su amiga: acostumbra jugar con peces y tortugas.

Utiliza la ecolocalización para percibir lo que hay en su entorno y capturar a sus presas. Los “clics” son la base de su comunicación y alcanzan desde 16 hasta 170 kilohertz.

SU REPRODUCCIÓN ES…HÁBITOS REPRODUCTIVOS.
Los científicos creían que esta especie es monógama, pero después de advertir la alta agresividad que el macho demuestra durante el apareamiento y las múltiples cicatrices en el cuerpo masculino, comienzan a considerar la idea de su poligamia por la posible competencia por las hembras.

Macho y hembra llegan a la madurez sexual aproximadamente a los 5 años de edad o cuando él ya mide unos 2 metros de longitud y ella entre 1.60 y 1.75 metros. Un macho que encuentra una hembra receptiva le comunica su intención de aparearse al morder las aletas femeninas.

11 meses después del apareamiento, nace entre mayo y julio 1 cría de 0.8 metros de largo. El tiempo que transcurre entre cada nacimiento puede prolongarse hasta 5 años.

PODEMOS CONSERVARLO. AMENAZAS Y CONSERVACIÓN.
Estado de conservación: “Datos Insuficientes”.
El que el delfín rosado esté en la categoría “Datos Insuficientes” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza implica un peligro no totalmente desconocido pero que sí dificulta implementar estrategias de conservación. Es sabido que la especie enfrenta un grave problema de supervivencia en su hábitat natural y de hecho, hasta 2011 estaba categorizado como especie vulnerable.

Sus amenazas son:

-Sobrepesca.

-Desarrollo de presas hidroeléctricas que alteran las condiciones de su hábitat y lo separa de buena parte de sus alimentos.

-Tala de bosques para su conversión en terrenos de agricultura. Disminuye el número de los animales que consumen los productos de los árboles y se reduce la cantidad de comida para el boto.

-Excesivo tránsito de embarcaciones que provoca colisiones con el delfín.

-Contaminación de su hábitat.

En estado natural es depredado por caimanes, jaguares, anacondas y tiburones sarda (Carcharhinus leucas). En Brasil, Perú, Venezuela, Colombia y Bolivia se han implementado leyes que protegen a la especie. Desde el año 1986, el Grupo de Especialistas en Cetáceos de la Comisión de Supervivencia de Especies realiza esfuerzos para proteger y diseñar estrategias de conservación en pro de todos los delfines de río que están en peligro de extinción.

SDR16

[amazon_link asins='B01GS1ODPM' template='ProductAd' store='dmatic-20' marketplace='MX' link_id='6dc8fd7d-9554-11e8-81a4-c3e65f15633f']