Todas las especies del mundo son parte importante del sistema natural de la Tierra, y los delfines no son la excepción. No obstante, algunas especies de estos cetáceos atraviesan un período complicado, atestado de peligros que han puesto a varios al borde de la extinción.

¿POR QUÉ PROTEGER A LOS DELFINES?
Desde un punto de vista ético, todas las especies merecen permanecer en la naturaleza y mantener una vida óptima y sin sufrimientos; desde un punto de vista biológico, su desaparición provoca desequilibrios en la red trófica que afecta otros procesos naturales.

Su presencia en el mundo no es apreciada como debería ser. Puede creerse que los delfines son animales agradables y encantadores, pero probablemente no se cree que sean necesarios para la coexistencia de las diferentes formas de vida. ¿La vida en la Tierra sería igual sin ellos?

La verdad es que los delfines son parte inherente de la historia cultural de la humanidad. Han acompañado al ser humano en sus travesías marítimas por miles de años y su presencia ha sido representada en muchas expresiones artísticas tanto de las culturas antiguas como de las modernas. Son parte del pequeñísimo grupo de animales que son capaces de acercarse voluntariamente al ser humano, sin intención de hacer daño. Incluso pueden salvar vidas humanas, como se ha reportado a lo largo de la historia.

Los delfines son indicadores de la salud de los ecosistemas ya que su presencia o ausencia puede dar una idea del estado general dichas zonas.
Los delfines tienen un papel importante en el equilibrio de los ecosistemas. Su elevada posición en la cadena alimentaria facilita su alimentación basada en presas pequeñas que pueden estar viejas o enfermas. En estos casos, los delfines “limpian” la zona y evitan así la propagación de enfermedades. Del mismo modo, su inexistencia en una zona puede tener consecuencias como el surgimiento de plagas al no haber especies que se alimenten de los animales de nivel inferior de la cadena alimentaria. En este sentido, los delfines son también indicadores de la salud de los ecosistemas ya que su presencia o ausencia puede dar una idea del estado general dichas zonas.

¿Qué me dices de su inteligencia? Los delfines han otorgado a los humanos un gran cúmulo de conocimientos sobre su vida que han permitido el desarrollo de estudios, aparatos y programas aplicados en la vida humana. La comprensión de su ecolocalización es útil en programas científicos y militares, y su inteligencia y consecuente habilidad compleja de comunicación es objeto de interés científico e incluso se prevé el diseño de una forma de comunicación entre humanos y delfines. Las posibilidades son infinitas.

¿QUÉ ORGANIZACIONES APOYAN LA CONSERVACIÓN DE DELFINES?
Existen varias organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que apoyan la vida marina y se encargan de proteger a las especies de delfines. Algunas se abocan a alguna especie en particular y otras incluyen a otros cetáceos como las ballenas y las marsopas. Todas las organizaciones se desempeñan en el marco de diferentes estrategias y programas, pero con el objetivo común de protección.

La Whale and Dolphin Conservation Society es una de aquellas organizaciones internacionales, sin fines de lucro, que pone esfuerzos en proteger y salvar vidas de las ballenas, los delfines y las marsopas para ofrecer a éstos un futuro positivo. Está asociada con la CMS (Convention on Migratory Species), un organismo encargado de proteger especies migratorias terrestres, aviares y marinas, incluyendo delfines.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) es una de las organizaciones más grandes en este aspecto. Protege a todos los cetáceos odontocetos, entre los cuales figuran los delfines. Sus Apéndices I, II y III contienen especies en diferentes grados de protección, en donde el III constituye el grado de mayor peligro. Muchos delfines aparecen listados en el Apéndice II, el cual incluye animales que necesitan regulación de su comercio so pena de estar en peligro de extinción.

La Comisión Ballenera Internacional (International Whaling Commission), por su parte, indica a sus miembros informar sobre capturas de delfines para la realización de informes que coadyuvan a la investigación sobre estos cetáceos.

La responsabilidad no recae únicamente en organizaciones específicas. Muchos países también auspician el bienestar de estos animales y tienen estrategias para conservarlos. En Estados Unidos, la Ley de Protección de Mamíferos Marinos de 1972 es un acuerdo administrado por el Servicio Nacional de Pesca Marina (NMFS) en el cual se indica la ilegalidad del acoso, alimentación, apropiación, matanza o cualquier otro tipo de daño a los mamíferos marinos en aguas estadounidenses.

Los delfines asiáticos de agua dulce corren un gravísimo peligro de extinción a pesar de los esfuerzos de autoridades gubernamentales para contrarrestar el problema. Por ejemplo, India declaró al delfín su animal nacional en un intento por poner énfasis en la conservación del delfín del Ganges (Platanista gangetica gangetica). Ahí mismo se ha creado el Santuario Vikramshila del delfín del Ganges. En China, el Hong Kong Dolphin Conservation Society es una organización no gubernamental que realiza varias actividades de protección.

¿CUALQUIER PERSONA PUEDE AYUDAR A LA CONSERVACIÓN DE DELFINES?
Cualquier persona interesada en el futuro de su especie y en la armonía de los sistemas naturales puede contribuir a la conservación de los delfines, ya sea de manera directa o de forma indirecta. Las siguientes estrategias de conservación son útiles y sencillas de realizar:

Cualquier persona puede contribuir a la conservación de los delfines.
-Reducir el uso de bolsas y otros productos de plástico. Una vez en el agua, estos objetos se convierten en armas mortales que pueden ser ingeridas o herir físicamente.

-Utilizar productos de limpieza naturales o biodegradables que evitan la contaminación del agua y hábitat de los delfines.

-Comprar atún con la etiqueta “Dolphin safe”, lo cual indica que el pescado fue capturado sin lanzar redes sobre delfines.

-En general, implementar las 3 R: Reducir, Reutilizar y Reciclar reduce la contaminación de las aguas.

-Participar en programas de limpieza de costas.

-Evitar acudir a delfinarios podría proteger a los delfines salvajes, puesto que algunos son capturados de formas desagradables para tener una larga vida en cautiverio.

-No alimentar delfines salvajes. La comida para humanos no es saludable para los delfines, y podría modificar su comportamiento de alimentación.

-Involucrarse en las organizaciones y programas de conservación de los delfines, en la medida de lo posible.

Anímate a proteger a los delfines, la naturaleza lo agradecerá.

SDR67

[amazon_link asins='B01GS1ODPM' template='ProductAd' store='dmatic-20' marketplace='MX' link_id='6dc8fd7d-9554-11e8-81a4-c3e65f15633f']