Todo lo que se sabe ahora sobre los delfines se debe a los múltiples estudios, pruebas e investigaciones que algunos seres humanos han llevado a cabo. De hecho, cada año salen nuevos reportes que mencionan los resultados de determinado estudio y que amplían la comprensión del complejo mundo de los delfines.

Estos mamíferos eran conocidos en las antiguas civilizaciones clásicas y en otras que tenían contacto con el mar. Hoy queda suponer que el ser humano se sintió atraído hacia ese hermoso animal salvaje pero dócil y casi amigable. El siglo XVII trajo una nueva ola de individuos interesados por la vida de plantas y animales y a partir de entonces comenzó una era de investigaciones más especializadas y realizadas mediante una estructura organizada.

Los conocimientos de siglos pasados vinieron de la mano de los afamados naturalistas y muchas especies de delfines fueron descubiertas y descritas por primera vez durante el siglo XIX, como el delfín austral (Lagenorhynchus australis), el delfín de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris), el delfín de Héctor (Cephalorhynchus hectori) y el delfín común costero (Delphinus capensis).

Se estima que 130 delfines están en posesión de la Marina estadounidense.

El siglo XX descubrió nuevas especies y reestructuró algunos casos en tanto se sabía más. Algunas veces los investigadores se daban cuenta de que existía una subespecie, de que sus recién conocidas características no concordaban con la familia taxonómica a la que se le había asignado o se daban cuenta del potencial de inteligencia.

Al respecto, la Marina de Estados Unidos ha desarrollado grandes programas de investigación desde los años 50 del siglo XX. El ejemplo más obvio es el Programa de Investigación de Mamíferos Marinos (1960), cuyo objetivo era averiguar el mecanismo de la ecolocalización y conocer profundamente la morfología de los mamíferos, todo esto permitiría aplicar el conocimiento en tecnologías al servicio de los seres humanos.

La investigación de delfines todavía es importante para la Marina. Para tener una idea, en 2007 gastó unos 14 millones de dólares en tareas de investigación sobre mamíferos marinos que incluyen actividades de entrenamiento. ¿El número de delfines en posesión de la Marina estadounidense? Se estima que es de 130.

Pero existen otras organizaciones gubernamentales y o gubernamentales que han efectuado importantes estudios en el campo e incluso ha colaborado entre sí. Muchos Institutos de investigación tienen diferentes enfoques algunos pasan de la teoría a la acción, implementando programas de rescate o de conservación.

Objetivos de las investigaciones sobre delfines

La mayoría de las investigaciones están centradas en lo siguiente:

-Información genética de los delfines.

-Comportamiento.

-Estructura social.

-Cerebro, inteligencia y comunicación.

-Taxonomía.

-Descubrimiento de nuevas especies.

-Impactos del ser humano en las especies.

-Protección y conservación.

Los estudios de investigación no son actividades estáticas, pues el trabajo requiere de un gran equipo coordinado. Implica hacer revisiones de los anteriores estudios, analizar los descubrimientos y hasta reorganizar la información. Es así como la taxonomía de algunas especies de delfines se ha modificado a través del tiempo.

Algunas investigaciones

Hoy sabemos muchísimos datos impresionantes y es que los delfines son de los animales más estudiados pues sus características similares a las humanas los convierten en criaturas apreciadas. Recientes investigaciones elaboradas están a continuación:

-Investigadores de Estados Unidos dirigidos por el Doctor Jason Bruck, de la Universidad de Chicago, declararon en 2013 que los delfines tienen la memoria social más larga de todos los seres no humanos. Son capaces de recordar individuos aún si han pasado 20 años desde su última interacción y desde el punto de vista de los estudiosos, esto se debe a las estrechas relaciones sociales establecidas entre sí.

-Aunque es un tema que ya se sospechaba, investigadores de la Universidad de Saint Andrews, en Escocia, sacaron a la luz en 2013 un estudio que prueba una vez más que cada uno de los delfines se distingue de los otros emitiendo un silbido característico. En palabras de humano, un tipo de nombre particular. De acuerdo con el Doctor Vincent Janik, durante las pruebas los delfines respondían a su “nombre” cuando los investigadores hacían sonar su silbido por medio de altavoces subacuáticos.

-Un estudio del Centro de Investigación de Delfines de Grass Keys, Florida, que fue difundido en 2013, reporta que los delfines pueden resolver problemas de la misma forma en que lo hacen los humanos pues son capaces de tomar decisiones y no de únicamente responder a los estímulos.

-Los delfines tienen cultura, aspecto que se creía exclusivo del hombre. Una observación indicaba esto al ver delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) usando esponjas marinas en el hocico para proteger éste al alimentarse en zonas de superficie rugosa. Posteriormente, los investigadores se dieron cuenta que este comportamiento era transmitido a los descendientes y aprendido eficazmente.

Las investigaciones siguen en pie. Todavía queda mucho por descubrir pese a ser actividades que implican mucho tiempo, trabajo y dinero. Sin embargo, la comprensión de su vida puede generar una concienciación humana y mejorar los esfuerzos de conservación.

SDR61

[amazon_link asins='B01GS1ODPM' template='ProductAd' store='dmatic-20' marketplace='MX' link_id='6dc8fd7d-9554-11e8-81a4-c3e65f15633f']