La orca pigmea no está estrechamente emparentada con la orca (Orcinus orca), la mal llamada “ballena asesina”. El naturalista John Gray describió a esta especie en 1874 pero ya había sido descrita en 1827. Pese a estos trabajos, los científicos no tomaron mucha importancia al delfín, que permaneció por muchos años casi desconocido.

Esto cambió en 1954, cuando el cetólogo (experto en cetáceos) japonés Munesato Yamada publicó sus observaciones con base en algunas partes del cuerpo de un ejemplar. Este mismo investigador propuso el nombre “orca pigmea” para la especie.

Morfología.
La orca pigmea es poseedora de un cuerpo delgado, de una redonda cabeza y de una estrecha cola. Su hocico corto está desprovisto del “pico” que muchas personas asocian con los delfines. Su aleta dorsal es alta y curvada en la punta del mismo modo que sus aletas pectorales. La parte izquierda de sus mandíbulas es más grande que la derecha y tiene 1 diente más.

Peso y tamaño.
Los adultos miden 2.1-2.6 metros de longitud y pesa unos 170 kilogramos.

Coloración.
Posee la piel del dorso teñida de gris oscuro, la región ventral es blanca y sus laterales parecen iluminados por una capa de color gris claro. Sus labios presentan una coloración blanca.

Señas distintivas.
La curvatura de su aleta dorsal, su piel gris, labios blancos y su hocico sin “pico” conforman el grupo de características que hacen reconocible a la orca pigmea.

¿Y EN DÓNDE VIVE? DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT.
Se distribuye en aguas tropicales y subtropicales del océano Atlántico, océano Pacífico y océano Índico entre 40° norte y 35° sur. Los encuentros son sumamente raros y representan menos del 1 por ciento del total de avistamientos de cetáceos odontocetos. Sin embargo, existen mayores avistamientos en el este del Pacífico tropical y en el sur del océano Atlántico.

Su rango, de forma horizontal, se extiende desde el Golfo de Vizcaya hasta el sur del continente africano.

Gusta de hábitats profundos (hasta 500 metros de profundidad) de aguas con temperaturas cálidas superiores a 18° centígrados. Pocas veces se acerca a las costas y cuando lo hace, se aproxima hacia las islas volcánicas.

ALIMENTACIÓN.
De acuerdo con los restos encontrados en los estómagos de algunos ejemplares de orcas pigmeas, se sabe que es un delfín carnívoro y depredador de varias especies de peces, de cefalópodos y hasta de otros cetáceos más pequeños. Sus alimentos principales son pulpos, calamares (Familias Onychoteuthidae y Ommastrephidae), sardinas (Familia Clupeidae) cuando permanece en cautiverio.

Probablemente va en busca de sus alimentos durante las noches y consume presas ligeramente grandes ya que sus piezas dentales son también relativamente grandes.

COMPORTAMIENTO.
Como muchos otros delfínidos, es una especie a la que le gusta el juego. Frecuentemente salta fuera del agua, golpea sus aletas pectorales y la cola contra el agua, saca el cuerpo del agua en forma vertical y hasta golpea sus mandíbulas contra la superficie del océano. No obstante, es quizá un cetáceo menos activo que otros delfines puesto que se le ha visto descansar en la superficie en compañía de otras orcas pigmeas, todos formando un grupo orientado en la misma dirección.

Altamente sociable pero de grupos reducidos. Sus manadas contienen alrededor de 4-50 miembros pero ocasionalmente forma grupos de cientos de individuos. Es muy agresiva cuando se le mantiene en cautiverio.

SU REPRODUCCIÓN ES…HÁBITOS REPRODUCTIVOS.
La reproducción de la orca pigmea aún no se conoce a profundidad. Los investigadores presumen que alcanza la madurez sexual de acuerdo con la longitud, es decir, el macho al obtener más de 2.16 metros de longitud y la hembra al llegar o superar los 2.21 metros de largo. En otras regiones, este cetáceo es maduro a partir de los 2.31 metros de longitud, sin embargo la edad en que ocurre este suceso es enteramente desconocido.

El otro dato conocido sobre reproducción de orca pigmea es sobre el nacimiento de la cría, probablemente única. La longitud de ésta se estima en 0.8 metros, pero hacen falta más estudios y observaciones que avalen el dato y descubran más información.

PODEMOS CONSERVARLO. AMENAZAS Y CONSERVACIÓN.
Estado de conservación: “Datos insuficientes”.
Como es de esperarse en especies poco conocidas y estudiadas, la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica a la orca pigmea en “Datos Insuficientes”.

No obstante, es una especie altamente vulnerable a ruidos fuertes y quizá al cambio climático. En Indonesia, Japón, Sri Lanka y zonas del Caribe es objeto de la pesca directa para el consumo humano de la carne y la obtención del aceite. Particularmente, en Sri Lanka su captura se realiza con arpón y las partes de su cuerpo usadas como cebo para tiburones y otras especies de peces.

En ejemplares de la costa de Florida, Estados Unidos, se encontraron residuos de hidrocarburos en los tejidos corporales, como consecuencia de la alta contaminación de las aguas que se cree afecta la calidad de vida del cetáceo.

SDR12

[amazon_link asins='B01GS1ODPM' template='ProductAd' store='dmatic-20' marketplace='MX' link_id='6dc8fd7d-9554-11e8-81a4-c3e65f15633f']