El singular nombre de este cetáceo se pronuncia “tucushi” y proviene de una lengua tupí, propia de Sudamérica. Se le conoce también bufeo gris y bufeo negro.

Esta especie pequeña poco famosa es parecida físicamente al delfín nariz de botella (Tursiops truncatus) exceptuando su tamaño y otras pequeñas características. Se le encuentra en aguas dulces y saladas pero no está genéticamente relacionado con los delfines de río de América del Sur. Fue descrito por primera vez en 1853.

DESCRIPCIÓN FÍSICA.
Morfología.
La forma de su cuerpo recuerda un poco la del delfín nariz de botella ya que es fusiforme y ligeramente robusto. Tiene una aleta dorsal triangular que puede engancharse con la cola. Su “pico” es largo, muy pronunciado y además estrecho. Sus aletas pectorales son grandes.

Peso y tamaño.
Es uno de los cetáceos más pequeños de la familia Delphinidae y no hay presencia de dimorfismo sexual. Los adultos tienen un rango de longitud de 2.1-2.2 metros y un peso de 35 a 55 kilogramos. Los individuos que habitan las aguas dulces tienen una menor longitud, estimada en 1.5 metros.

Coloración.
El color de su piel dorsal varía en tonos azulados, grises y marrones oscuros. La parte inferior del cuerpo es blanca, gris claro o rosada y sus laterales son claros. Posee una franja oscura difuminada entre el hocico y cada una de las aletas pectorales. Algunas poblaciones presentan franjas amarillas en los costados y una mancha clara en la aleta dorsal.

Señas distintivas.
La mayor parte de los individuos posee un manchón blanco en la punta del “pico”.

Existen 2 ecotipos de esta especie, uno que vive en aguas saladas del océano Atlántico y otro en el Amazonas y Orinoco.
¿Y EN DÓNDE VIVE? DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT.
Como especie endémica de aguas de Sudamérica, el tucuxi puebla territorios de Brasil, Panamá, Perú, Ecuador, Colombia, Nicaragua, Venezuela y probablemente hasta Honduras. Su rango de distribución inicia desde este último país o desde Panamá, corre a lo largo de las costas sudamericanas y finaliza en el sur de Brasil.

Existen 2 ecotipos de esta especie, uno que vive en aguas saladas del océano Atlántico y otro localizado en los sistemas fluviales de los ríos Amazonas y Orinoco. Los habitantes del océano residen cerca de las costas, en estuarios y en bahías. Los delfines de agua dulce, por su parte, se localizan en las cuencas hidrográficas de los ríos mencionados, 2,500 kilómetros río arriba en el Amazonas y 250 kilómetros del Orinoco.

ALIMENTACIÓN.
El tucuxi es un delfín carnívoro. Se sumerge durante unos 30 segundos para ir en busca de sus alimentos, y las áreas de confluencia son muy visitadas ya que es un hábitat propicio para la prosperidad especies como el plancton que a su vez atrae a muchas especies de peces. Por ende, este delfín suele acudir a las confluencias pero también a sitios cercanos a las costas.

En su dieta predominan los peces de aletas radiadas (clase Actinopterygii), pulpos, calamares y camarones. Mar adentro prefiere consumir peces pequeños agrupados en bancos y cerca de las costas se aboca a la captura de peces y cefalópodos pelágicos o demersales.

Los tucuxi del Amazonas consumen alrededor de 28 especies de peces y de este conjunto tienen una marcada preferencia por aquellos que pertenecen a la familia Curimatidae, pues representan el 52 por ciento del total de su dieta.

ASÍ SE COMPORTA.
Es considerado un delfín tímido con el que es difícil establecer contacto y cuyos movimientos de natación son lentos. Lo que no pueden decir de él es “no es activo”. Por el contrario, pasa buena parte del día efectuando alguna actividad y sus acrobacias son impresionantes. Posee buena habilidad para saltar a más de 1 metro de altura, ejecutar saltos, volteretas y golpes en el agua con las aletas pectorales y la cola ya sea solo o en coordinación con los miembros de su manada. Lo único que no sabe hacer es montar las olas. Eso sí, tampoco se acerca a las embarcaciones.

A propósito de manada, establece una estructura social basada en grupos relativamente pequeños, que contienen de 2 a 6 individuos. En el mayor de los casos, la manada está conformada por 9-20 individuos de agua dulce y hasta 50 individuos en el caso de los que viven en aguas costeras del Atlántico. Ocasionalmente las manadas se asocian con otras especies de delfines, como el delfín rosado del Amazonas (Inia geoffrensis). En cualquier caso, parece que los machos dominan sobre las manadas y es a quienes los demás miembros siguen.

La temporada de inundaciones es perfecta para nadar por pequeños afluentes, pero no se atreve a salir de los principales cauces y adentrarse a bosques anegados. Por otra parte, se comunica mediante silbidos y clics. Sus sonidos son más altos que los de otros delfines y suele emitirlos con mayor frecuencia durante el momento de la alimentación, quizá para atraer a sus compañeros.

SU REPRODUCCIÓN ES…HÁBITOS REPRODUCTIVOS.
Los investigadores creen que la hembra de esta especie se aparea con varios machos en un mismo período de reproducción (poliandria). El proceso de cortejo se acompaña de conductas agresivas por parte del macho.

Ambos géneros alcanzan la madurez sexual a los 6 años de edad. El período de gestación dura entre 10 y 12 meses y la cría nace en algún momento de otoño. El pequeño puede medir de 71 a 106 centímetros de longitud.

PODEMOS CONSERVARLO. AMENAZAS Y CONSERVACIÓN.
Estado de conservación: “Datos Insuficientes”.
El delfín tucuxi está clasificado como “Datos Insuficientes” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. No se conoce el tamaño de la población total pero es cierto que es vulnerable a los efectos de las actividades humanas como:

Captura incidental.
Pesca directa.
Sobrepesca de sus presas.
Contaminación de su hábitat acuático.
Contaminación acústica.
Colisiones con embarcaciones.
Construcción de presas que reducen y segmentan su territorio de distribución.

SDR10

[amazon_link asins='B01GS1ODPM' template='ProductAd' store='dmatic-20' marketplace='MX' link_id='6dc8fd7d-9554-11e8-81a4-c3e65f15633f']